Linares de Riofrío, el escondite del misterioso nazi

  • Reading time:12 mins read

Todo el mundo recuerda su burro y las dos vacas suizas en su gran finca, con las que siempre presumía. Y algunos de sus vicios. "Le gustaban las armas, el tabaco y el aguardiente. También las naranjas. Tanto, que las compraba en Valencia para luego venderlas en Alemania". El alcalde de la localidad salmantina de Linares de Riofrío, Ignacio Polo, narra las bondades de quien fuera uno de sus vecinos más misteriosos en los años 60: el alemán Bernhardt Anger.

Continue ReadingLinares de Riofrío, el escondite del misterioso nazi